Pero prometo, a más nadie que a mi misma triunfar de nuevo en este juego apasionado. Y el día que ya no le tema a los abismos, agradecer a quienes tuve siempre al lado.